Utilizamos cookies en esta página web para mejorar su experiencia de usuario. También utilizamos cookies para determinar sus preferencias y enviarle publicidad. Al continuar navegando por esta página web, usted acepta nuestro uso de cookies. Para obtener más información sobre los tipos de cookies que utilizamos y cómo desactivarlas, consulte nuestra Política de cookies.
Hoy viajamos a uno de los rincones vinculados al mundo del vino más famosos de Cataluña, la Sierra del Montsant, allí en el siglo XII los monjes cartujanos fundaron su monasterio a los pies de este entorno natural único en nuestro país.

Y en este espacio privilegiado encontramos el Hotel Terra Dominicata, donde se ha rehabilitado su granja, donde cultivaban sus vides, olivos y huertos para ofrecer una estancia única en un paraje excepcional. Está ubicado junto a Escaladei, el lugar donde se encuentra este monasterio cartujano fundado en el siglo XII y que dio origen a la comarca. El hotel se encuentra en una masía, Mas del Tancat, que antiguamente era habitada por campesinos que trabajaban las tierras bajo dominio del monasterio. Terra Dominicata es la expresión en latín utilizada para designar en la Edad Media “las tierras bajo dominio de un señor”.

26 habitaciones de alto confort, en medio del parque Natural del Montsant, rodeadas de paisaje, silencio y gastronomía.

Y en cada habitación AGUAVIVA da la bienvenida a todos sus clientes, aquí el agua procedente de las montañas del Montsant es filtrada para garantizar la pureza y salubridad total.

Una cesa en su restaurante Alma Mater nos mostrará su restaurante gastronómico liderado por un equipo joven y entusiasta

al frente del cual está el chef Mattia Turchet, con una amplia experiencia en prestigiosos restaurantes de diversos países.
El restaurante Alma Mater cuenta con casi trescientas referencias de vinos del Priorat y Montsant, permitiendo a sus clientes acceder a la mayoría de los vinos que se elaboran en la zona.
Además del hotel, la finca cuenta con su propia bodega donde elabora los vinos de la finca.

Comenzamos la experiencia gastronómica también con AGUAVIVA en la mesa.

Y lo hacemos con una original Tatín de boletus, queso ahumado, majado de piñones y hierba.

Y seguimos con Rape en sopa de pescadores con ensalada de hinojo y berberechos.

Y finalizamos con una Torrija con helado de avellana del Montsant.

Terra Dominicata ofrece a sus clientes un amplio espacio ajardinado con una gran terraza con vistas a las viñas donde disfrutar de la gastronomía del lugar, una piscina, bicicletas eléctricas para que sus huéspedes exploren el entorno, una zona donde se imparten talleres de cocina, de coctelería y catas de vino y un helipuerto privado.